30/3/2023 - Tecnología e Innovación

La Inteligencia Artificial entra en una nueva era y pega fuerte en los titanes de las búsquedas online

Por Alexander Ditzend

Imagen de portada
Imagen de portada

Un grupo de científicos inspirados por los avances en computación conseguidos durante la Segunda Guerra Mundial decidió juntarse en una conferencia para desarrollar sistemas que emulen la inteligencia humana. Tenían la esperanza de terminar el encuentro con algo similar a ChatGPT en sus manos. Lo que pensaban conseguir en unas semanas demoró 66 años. A veces los problemas parecen más simples desde afuera.

Los Tres Grandes Procesos que Permitieron la Creación de ChatGPT

Hay tres grandes procesos que explican por qué un producto como ChatGPT es posible hoy y no en 1956.

Poder de Cómputo

El primero es el poder de cómputo. Incluso con el colosal aumento de la eficiencia de los chips, ChatGPT cuesta alrededor de cien mil USD por día para funcionar y costó varios millones para entrenarse. En la década del cincuenta hacer algo así hubiese costado varios PBIs mundiales si de hecho toda esa potencia de cómputo pudiese comprarse.

La Importancia de la Data

El segundo es, por supuesto, la data, el resultado de la era de la digitalización y la posterior era de internet que hizo que casi toda la información que necesitamos para nuestro día a día sea accesible por una computadora.

Desarrollo en Matemática y Ciencias de la Computación

Y el tercero y no menos importante es el desarrollo de base en matemática, ciencias de la computación y la exploración de diferentes técnicas para lograr que los productos basados en IA solucionen problemas cada vez más complejos. Una de esas técnicas es la que usó ChatGPT y se llama “Aprendizaje por refuerzo con feedback humano”, o sea, una combinación entre que la máquina aprenda sola y que un entrenador humano la guíe hacia la mejor respuesta.

La Clave del Éxito de ChatGPT y la Revolución en IA

El público masivo estuvo disfrutando los beneficios de la IA hace décadas a través de servicios que la usan por detrás. Esta es la primera vez que un usuario no técnico puede realmente agregarle valor a su día a día y además tener la conciencia de que está usando IA.

Esta diferencia y la desconcertante humanidad en sus respuestas son las claves de la explosión mediática que logró ChatGPT, que es tan solo la parte visible de un ecosistema de desarrollos en IA que tiene una velocidad difícil de abarcar. Pensemos que la revolución industrial tardó varias décadas en cambiar la forma de trabajar, ahora los cambios son semanales. (Sí, semanales, no es un error). Mientras todo esto ocurre, nuestro cerebro tiene la misma capacidad de absorber cambios que el primer Homo Sapiens.

Los Cambios en la Forma de Buscar Información

Parecería ser que el cambio de era se da gracias al repentino interés en medios masivos por la IA, pero esto es irrelevante para la mayoría de las industrias. La línea de eventos a observar detenidamente es aquella en que la humanidad va cambiando su forma de buscar información.

Los puntos notables por orden cronológico de esa línea serían: “De boca en boca”, “En papel”, “En archivos digitales”, “Mediante buscadores de internet”. Estamos entrando en una era nueva porque esa línea inaugura un punto al final y se llama “Mediante Asistentes Virtuales”, denotando el hecho de que vamos a empezar a olvidarnos de la querida barra de búsqueda en pos de tener una conversación con un asistente al que podamos guiar hacia un resultado más específico y personalizado.

El principal negocio de Google no está por desaparecer. Hoy. Pero pensemos qué pasaría si otro jugador construye un poderoso asistente virtual que soluciona problemas en un rango tan amplio como recomendar qué cenar, enseñar a programar, conseguir pareja y hasta consolarnos cuando nos sentimos mal, y encima nos conoce lo suficiente como ajustar sus respuestas a nuestras necesidades más íntimas. ¿Vamos a ir a **[google.com](http://google.com/)** a buscar información sobre un producto o le vamos a pedir a nuestro amado asistente virtual que nos traiga los mejores resultados?

¿Qué va a pasar si, al sentirnos tan cómodos en la constante compañía de nuestro asistente, accedemos a compartirle data sobre sensores en nuestro cuerpo en tiempo real y los resultados de las búsquedas que le pedimos empiezan cada vez más a estar influidos por esta data? ¿Vamos a querer pagar por mes por un servicio así o vamos a preferir que sea gratis y que se financie con avisos?

El Futuro del Virtual Assistant Marketing

Comienza la era del Virtual Assistant Marketing (VAM), una disciplina encargada de llevar los anuncios a los usuarios a través de sus asistentes virtuales. ¿Cómo harán las plataformas del futuro para insertar avisos precisamente ajustados a nuestras necesidades dentro de las conversaciones que tengamos con nuestros asistentes? Es un misterio que se develará muy pronto.

¿Deseas validar esta nota?

Al Validar estás certificando que lo publicado es información correcta, ayudándonos a luchar contra la desinformación.

Validado por 0 usuarios
alexander ditzend

Alexander Ditzend

Hola, me llamo Alexander Ditzend, soy consultor, capacitador y programador especializado en Inteligencia Artificial aplicada a negocios.

En los últimos años, acompañé a diferentes organizaciones a desarrollar productos y servicios basados en Inteligencia Artificial partiendo de apoyo a la dirección estratégica y llegando hasta la puesta en marcha junto a los equipos técnicos.

Hoy presido la Sociedad Argentina de Inteligencia Artificial.

Vistas totales: 7

Comentarios