Finguru

Iniciá sesión o registrate ahora mismo.

Registrate y descubrí cómo empezar a ganar dinero extra y dejá que tus ahorros trabajen por vos.

Mayo 12, 2017

Los SI y los NO en una búsqueda laboral

Hay cosas que suman y cosas que restan, y cosas que NO deberíamos.

Encarar una búsqueda laboral nos moviliza, nos hace salir de una cierta quietud que nos da la rutina. Nos hace plantearnos y replantearnos nuestros proyectos. Nos genera, más que cualquier otra cosa, ansiedad.

Pocas veces las empresas o consultoras nos dicen la verdad de por qué sí o por qué no quedamos seleccionados para un puesto. La realidad es que hay cosas que suman y cosas que restan; cosas que podríamos hacer para tener “un puntito más” y cosas que NO deberíamos hacer si queremos avanzar en esos eternos (o quizás fugaces) procesos de selección.
En general son cosas que se aprenden sobre la marcha pero que no estaría mal que alguien nos las comente.

Los NO

1. No tener el CV actualizado en portales web
Los portales web son una fuente vasta e inmediata de candidatos, por lo que nuestro CV debe estar actualizado en todos aquellos lugares donde aparecemos. Principalmente la experiencia laboral, el estado civil, grado de estudios y los datos de contacto: celular actual y un mail que no sea cuchi_2002@hotmail.com por favor!

2. 20 páginas de CV
Ni 12, ni 9, ni 6. Los selectores llegan a recibir un promedio de 600 postulaciones por aviso y, generalmente, las búsquedas son urgentes... Por lo que es importante que el postulante sepa cómo sintetizar su perfil para llamar la atención del selector. 
Algunas ayuditas: Últimas 3 experiencias laborales con descripción de tareas; últimos 5 cursos/seminarios; estudios primarios no tienen importancia y hasta 3 renglones de objetivo laboral. Total: 2 páginas de CV (3 máximo). 

3. Horrores de ortografía en el CV
Tenemos la dicha de tener corrector ortográfico de Word. ¡Usémoslo! Un CV con horrores de ortografía (y digo horrores a propósito) es desestimado inmediatamente por el selector, al igual que los errores en la redacción de los mails durante el proceso de selección. 

4. Aplicar varias veces a una misma posición
Tengamos un control de las postulaciones. Si estamos buscando trabajo tomemos la dedicación de ver a qué nos postulamos, si el puesto nos interesa y si cumplimos con los requisitos. Que el selector reciba 5 veces nuestro CV hace que llamemos la atención... pero en forma negativa!

5. Sobreestimar tu nivel de conocimientos o mentir
Gracias a internet, a nuestros ex jefes, a nuestros nervios en la entrevista o a la realidad misma, “las mentiras tienen patas cortas”. Seamos sinceros siempre. Inflar un poco está bien pero mentir no. El tiempo termina demostrando nuestra experiencia en el trabajo, nuestro nivel de inglés o nuestros conocimientos técnicos. 

Los SI

6. Investigar a la organización antes de ir a la entrevista
Googlearla, buscarla en Facebook, entrar a la web, etc. Con solo saber a qué se dedica la empresa y dónde queda, es suficiente. Que el candidato llegue a la entrevista sin saber a dónde va muestra desinterés por la propuesta y falta de compromiso.

7. Sonreir
Las habilidades, la experiencia y calificaciones son importantes para los filtros de candidatos, pero en verdad todos queremos trabajar con gente que nos caiga bien. Por eso hay que sonreir, hacer contacto visual, intentar sentirse cómodo en la entrevista y ser entusiasta. Generar conexión y una buena primera impresión hace que un candidato sobresalga frente al resto.

8. Hacer buenas preguntas durante la entrevista
Vos sabés lo que esperás de un trabajo. El entrevistador no, pero le interesaría saber. La mejor forma de mostrar que uno quiere el trabajo es haciendo buenas preguntas. ¡Ojo! Las preguntas del tipo ¿Si yo entro ahora ya tengo 15 días de vacaciones? ó ¿Si me tomo más tiempo de almuerzo puedo recuperar después? NO SUMAN.

9. Retomar contacto para saber avances
Hay muchas empresas que (lamentablemente) no dan devolución al candidato sobre el estado del proceso. Obvio que podemos contactar a la persona que nos entrevistó para conocer los avances y saber si seguimos siendo candidatos, pero ojo con los tiempos. Esperemos una semana desde la fecha de entrevista y que el contacto sea por mail, no llamado.

10. Dar respuesta a los mensajes o mails del selector
Aunque no estemos interesados en la propuesta o aunque nos llegue un mail avisando que no quedamos seleccionados, siempre hay que responder. Porque “uno nunca sabe” y porque todos queremos que nos sigan teniendo en cuenta para futuras oportunidades (más aún si es una consultora).

Lic. Sabrina Toker
Directora de Sating Consultora

Puede interesarte...