Finguru

Iniciá sesión o registrate ahora mismo.

Registrate y descubrí cómo empezar a ganar dinero extra y dejá que tus ahorros trabajen por vos.

Septiembre 16, 2019

Cervecerías On-shore y Off-shore

Martín Litwak

¿Cómo funciona un sistema tributario establecido con el objetivo de redistribuir la riqueza?

INTRODUCCIÓN

Cuenta la historia que 10 hombres se reunían todas las noches en el mismo bar para charlar, beber cerveza y picar algo.

Cada noche, la cuenta final ascendía a $100.

Dado que no siempre quien comía y/o tomaba más era la misma persona y que además la picada era compartida por varios de ellos, estos amigos decidieron pagar la cuenta en proporción a los ingresos de cada uno y no - por ejemplo – en partes iguales o de acuerdo con cuánto consumía cada uno cada noche.

El resultado práctico de dicha decisión fue el siguiente:

  • Los primeros 4 hombres (los que tenían menos ingresos) no pagan nada.
  • El 5º pagaba $1
  • El 6º pagaba $3
  • El 7º pagaba $7
  • El 8º pagaba $12
  • El 9º pagaba $18
  • El 10º (el que más dinero ganaba) pagaba $59.

A partir de entonces, todo era diversión y nunca más volvieron a hablar de la cuenta.

Sin embargo, una noche, el dueño del bar les plantea lo siguiente:

“Ya que ustedes son tan buenos clientes, les voy a reducir el precio de sus consumos diarios en $20. La cuenta total, desde ahora, será de $80”.

El grupo, por su parte, quiso seguir pagando la cuenta de la misma manera, en forma proporcional a los ingresos de cada uno.

Era claro que los 4 primeros seguirían bebiendo gratis.

¿Pero qué pasaba con los otros bebedores? ¿Cómo debían repartir la rebaja de $20?

Calcularon que los $20 divididos en 6 eran $3,33; pero si restaban eso de la porción que pagaba cada uno, entonces tanto el 5º como 6º bebedor estarían cobrando para beber y comer.

En ese momento, el barman sugirió una fórmula en función de los ingresos de cada uno, y calculó los nuevos precios.

  • El 5º bebedor pasaría a no pagar nada (100% de ahorro).
  • El 6º pagaría $2 en lugar de $3 (33% de ahorro).
  • El 7º pagaría $5 en lugar de $7 (28% de ahorro).
  • El 8º pagaría $9 en lugar de $12 (25% de ahorro).
  • El 9º pagaría $14 en lugar de $18 (22% de ahorro).
  • El 10º pagaría $50 en lugar de $59 (16% de ahorro).

Cada uno de los seis pagadores estaba ahora en una situación mejor que antes.

Pero, una vez fuera del bar, los amigos comenzaron a comparar lo que estaban ahorrando.

- “Yo recibí $1 de los $20 ahorrados”, dijo el 6º hombre y señaló al 10º bebedor, diciendo “él recibió $9”.

- “Es verdad” dijo el 5º hombre. “Yo también ahorré sólo $1; es injusto que él reciba nueve veces más que yo”.

- “¡El sistema beneficia a los ricos!” exclamó el 7º hombre.

- “¡Un momento!”, gritaron los cuatro primeros bebedores al mismo tiempo. “Nosotros no hemos recibido nada de nada. ¡El sistema explota a los pobres!”

Los nueve hombres rodearon al 10º y le dieron una paliza.

La noche siguiente, obviamente, el 10º hombre no fue al bar.

Los otros nueve bebedores se sentaron y bebieron sus cervezas y comieron sus picadas sin él, pero a la hora de pagar la cuenta, descubrieron algo inquietante: ENTRE TODOS ELLOS, NO JUNTABAN EL DINERO PARA PAGAR NI SIQUIERA LA MITAD...

Tal cual señalaba Margaret Thatcher, es claro que el modelo socialista (o nacional y popular como se lo prefiere llamar en los tiempos que corren) fracasa cuando se acaba el dinero... de los demás.

MORALEJA

Con la salvedad de que, en el caso de los impuestos, el sistema es impuesto por el Estado sobre los individuos y que, en el ejemplo en cuestión, los amigos acordaron libremente la forma en que pagarían la cuenta, así es – ni más ni menos – como “funciona” un sistema tributario establecido con el objetivo de redistribuir la riqueza.

Si un país pone impuestos muy altos a los que más tienen o fomenta que se ataque a los ricos por el mero hecho de serlo, lo más probable es que aquellos no aparezcan nunca más por el “bar”.

De hecho, lo más probable es que se vayan a beber a algún bar en el extranjero (seguramente offshore), donde la atmósfera sea más amigable y sus derechos se respeten más.

Y cuando sucede esto, por más que al reaparecido Thomas Piketty le cueste entenderlo, quienes pierden son los países y sus agencias de recaudación de impuestos, no los billonarios.

El dinero es averso al riesgo y siempre va a ir hacia donde lo traten bien.

¿Qué significa esto en la práctica?

Que los ricos van a proteger sus activos – y posiblemente se van a instalar también – en países que puedan ofrecer seguridad jurídica, respeto por la propiedad privada, un adecuado nivel de privacidad y bajos impuestos. Eso siempre ha sido así y siempre lo será, le pese a Piketty o al squad demócrata que tantos titulares viene ocupando en Estados Unidos desde las elecciones de medio término.

Por otro lado, y sin perjuicio de lo anterior, un sistema tributario que castiga a quienes más ganan conlleva otros problemas.

Entre ellos, se destacan los siguientes:

  • Los bebedores que no pagan por tomar terminarán consumiendo más de lo que realmente necesitan.
  • Los bebedores que no pagan no tienen incentivos adecuados para ganar más dinero.

Debido a lo anterior, a la larga, los países que tienen este tipo de sistema tributario terminan aumentando el gasto público porque deben solventar gastos innecesarios de individuos subsidiados por el sistema, en tanto que se privan de ingresos que tendrían tanto en el caso de que los residentes fiscales de más recursos dejaran o invirtieran sus activos en al país como en el supuesto de los más pobres aumentaran sus ingresos.

Por ello es que un sistema tributario donde el impuesto a las ganancias fuera flat (es decir, que no existirían brackets diferenciales, sino que el que más gana paga nominalmente más pero proporcionalmente lo mismo que los demás) es el único que funciona y el único que realmente alinea intereses de Estados y pagadores de impuestos y coloca los incentivos donde deben estar.

Si existiera una relación entre “justicia” e “impuestos”, que no existe, diría que ese sistema sería el único realmente “justo”.

Puede interesarte...