Finguru

Iniciá sesión o registrate ahora mismo.

Registrate y descubrí cómo empezar a ganar dinero extra y dejá que tus ahorros trabajen por vos.

Diciembre 09, 2019

Argentina necesita un plan integral

Martín Redrado

El titular de la Fundación Capital propone un programa de convergencia hacia un mismo objetivo nominal en la política fiscal, monetaria y de ingresos, que logre impulsar el consumo, la inversión la innovación y la exportación.

Argentina se encuentra en una situación inédita, dada la complejidad y simultaneidad de los frentes económicos y sociales que presenta nuestro país. Pobreza, deterioro en la calidad y cantidad de empleo, inflación, recesión y falta de financiamiento, son algunos de los condimentos que enfrenta el nuevo gobierno. Esta vez, con la necesidad de por lo menos, no reiterar las recetas del pasado. En materia de política económica hemos probado de todo, salvo el desarrollo e implementación de un plan de estabilización y crecimiento. Dada la magnitud de los desafíos presentes, el enfoque debe ejecutarse con instrumentos fuera de la caja de herramientas tradicionales.

Es auspicioso que las nuevas autoridades pongan el acento en el consumo, con énfasis en el mercado interno y las pequeñas y medianas empresas. Sin embargo, creer que con emisión monetaria se resuelve la recesión es una propuesta de alto riesgo, dada la caída de la demanda de pesos por parte de nuestra población. La forma consistente de hacerlo es dentro de un programa integral que impulse el consumo a través de incentivos que permitan volcar las tenencias físicas de moneda extranjera hacia la compra de bienes producidos dentro de nuestras fronteras.

Para crecer en la próxima década un 4% anual, nuestro equipo ha estimado necesario aumentar la inversión al 23% del producto bruto interno y las exportaciones al 19%. El desafío es sincrónico: generar un enfoque de convergencia de todas las variables macroeconómicas para marcar un sendero sustentable en el tiempo. Junto a él, un programa de transformación productiva, que permita incentivar el consumo, la inversión y las exportaciones.

Sólo a través de la convergencia hacia un mismo objetivo nominal en la política fiscal, monetaria y de ingresos se logrará la estabilización. Estas variables deberán mostrar un sendero decreciente, simultáneo y compatible entre sí. En esta dirección, se debe involucrar a todas las áreas competentes de la política económica, con un compromiso efectivo conjunto, sumado a un mecanismo legislativo de rendición de cuentas. Una vez generado este esquema de trabajo, será necesario comprometer al sector privado hacia la misma nominalidad.

El programa de estabilización debe lanzarse en conjunto con transformaciones de nuestra estructura productiva para sostener un desarrollo inclusivo. El plan debe contar con cuatro ejes claros: consumo, inversión, innovación y exportación. Esto se alcanzará con una modernización tributaria que amplíe mediante “redes” la base de tributación e incentive las inversiones, mediante amortización acelerada de las mismas y devolución automática de IVA a los productos exportados.

En el mundo, Argentina se distingue por la calidad y creatividad de sus recursos humanos. El eje de nuestro enfoque debe ponerse entonces en la diferenciación de productos. Para ello será preciso impulsar la inversión en investigación y desarrollo (I+D) pública a partir de una regla que implique que, en años donde el crecimiento del país sea mayor al 3%, la I+D se incremente en un 0.05% del producto. Además, se debe estimular la I+D privada a través de desgravación impositiva y financiamiento, la formación de recursos humanos para la innovación, el desarrollo de clusters tecnológicos, poder contar con financiamiento específico y una mejor articulación entre el sector productivo y el sistema científico-tecnológico. Asimismo, es importante promover el desarrollo de proveedores innovadores desde la empresa privada y el sector público, incrementar en cantidad y calidad la inversión en infraestructura a efectos de ir reduciendo los sobrecostos por el retraso y mejorar el desempeño logístico, diversificando los modos de transporte de carga y articulando la multimodalidad como parte de la agenda de mejora de la competitividad.

Con un programa de estas características, Argentina tendrá la posibilidad de recuperar el crédito internacional, con alargamiento de plazos y sin quitas sobre el capital. El mundo hoy presenta bajas tasas de inflación y costo del dinero cercano a cero. Sólo está esperando que nuestro país presente un plan consistente.

 

Columna publicada previamente en Clarín.

Puede interesarte...