Finguru

Iniciá sesión o registrate ahora mismo.

Registrate y descubrí cómo empezar a ganar dinero extra y dejá que tus ahorros trabajen por vos.

Febrero 06, 2020

No juguemos al půker con el mejor jugador de půker del planeta porque vamos a perder siempre.

SebastiŠn Maril

"No es verdad que no tenemos plan, es verdad que no lo contamos. Y no lo contamos porque estamos en plena negociación. Sería descubrir las cartas. Estamos jugando al póker y no con chicos" Presidente Alberto Fernández

La fallida postergación del pago del bono de la Provincia de Buenos Aires y el decepcionante canje del bono soberano dual, nos enseña que las negociaciones con los acreedores internacionales que el Gobierno se prepara para encarar en estos días, no serán nada fácil.

El Gobernador Axel Kicillof aprendió bien rápido que con pedir a los bonistas que acepten cobrar en tres meses y no cuando corresponde, no es la manera de dar el primer paso hacia la normalización de la abultada deuda que tiene el principal distrito del país. Estos acreedores no aceptaron el pedido inicial y sólo la mitad aceptaron los “endulzantes” que ofreció la Provincia para lograr el consentimiento del 75% de los bonos en circulación. A pesar de toda esta movida, la PBA terminó cediendo y abonó los USD 250 millones.

Algo similar ocurrió con el Ministro de Economía, Martín Guzmán, quien no logró juntar más del 10% de interés para canjear un bono que vencía el 13 de febrero por cuatro títulos que vencen en 18 meses. La oferta no era del todo satisfactoria y, a la hora de editar esta columna, no había una mejora en la oferta del Gobierno quien muy probablemente deba abonar cerca de $100.000 millones la próxima semana. El 80% de estos bonistas, son fondos del exterior.

Por este motivo, no debemos jugar al póker con el mejor jugador de póker del planeta porque vamos a perder siempre. Wall Street conoce cada una de las jugadas que un emisor de deuda presenta cuando pide consentimiento para reestructurarla y Argentina debe saber que, si quiere cumplir con el ajustado cronograma de eventos que presentó el Ministro Guzmán recientemente, debe encarar las negociaciones de otra manera.

El Gobierno tiene tres prioridades en este momento: Presentar el plan económico, cerrar lo más rápido posible un acuerdo macro con los acreedores y evitar la aparición de una nueva generación de holdouts

No hay reestructuración exitosa sin una hoja de ruta y esa hoja de ruta se llama plan económico. ¿Cómo piensa Argentina pagar su deuda reestructurada? ¿Qué medidas piensa tomar para garantizar la solvencia? ¿Cómo piensa retomar la senda del crecimiento? Estas son algunas de las preguntas que formularán los acreedores antes de cerrar un acuerdo con el Gobierno. Las respuestas las debe presentar el Gobierno en un plan económico.

Tampoco hay mucho tiempo. Argentina se está quedando sin reservas y debe cumplir con los vencimientos mientras negocia con acreedores. Cuanto más tiempo demore en llegar este acuerdo, más reservas demandarán los vencimientos y más cerca de la insolvencia nos encontraremos.

Y finalmente, Argentina debe evitar que los ya conocidos holdouts perjudiquen el correcto funcionamiento de la economía una vez superada la actual crisis crediticia que atraviesa el país. Recordemos que los holdouts, aquellos acreedores que no aceptan los términos y condiciones ofrecidos por el Gobierno y frecuentemente optan por litigar en las cortes internacionales en búsqueda de una mayor compensación económica, generalmente comienzan a “hacer ruido” una vez concluida la reestructuración de los bonos emitidos por el país. Si el Gobierno no ofrece a los acreedores términos y condiciones aceptables para canjear la deuda en circulación por nueva deuda reestructurada, comenzarán a aparecer los holdouts. Argentina ya lidió con este grupo de acreedores y no la pasó nada bien. Terminó enfrentándolos en las cortes internacionales donde recibió numerosos fallos adversos que nos costó, como contribuyentes, USD 11.000 millones.

Reitero, no juguemos al póker con el mejor jugador de póker del planeta porque vamos a perder siempre.

Puede interesarte...