Finguru

Iniciá sesión o registrate ahora mismo.

Registrate y descubrí cómo empezar a ganar dinero extra y dejá que tus ahorros trabajen por vos.

Marzo 16, 2020

Coronavirus y recesión mundial: qué hacer con los ahorros

Darío Epstein

Calma. Si tiene efectivo, espere aunque haya ofertas financieras.

 

Estos son los momentos más complicados para los inversores cuyo objetivo es ahorrar en pos de un objetivo, ya sea comprar una casa, cambiar el auto, unas vacaciones o simplemente ahorrar para un retiro mejor.

Cuando los mercados comienzan a saltar de un lado para otro, los números de la cuenta varían en consecuencia y se produce una sensación de pobreza inmediata. Por supuesto, la primer reacción es ver como hago para recuperar lo perdido. Pues bien, aunque parezca una frase hecha, el consejo es siempre el mismo: no entrar en pánico. La paciencia ha sido el mejor amigo de los inversores de largo plazo y ha quedado demostrado en el tiempo.

Por eso empezaremos por el final, para bajar la ansiedad: este momento es para estar en efectivo, mirando de afuera. Probablemente llegará el momento de comprar acciones y bonos, pero aunque hoy algunos precios le parezcan atractivos, si puede espere un poco más. Y cuando hablo de efectivo me refiero a moneda dura: dólares americanos, euros y si prefiere oro. Las monedas de mercados emergentes se seguirán depreciando, acompañando la caída en demanda de commodities y los precios bajos de la energía.

La situación del mercado

Luego de 11 años ininterrumpidos de suba, estamos en presencia de un ajuste. Desde el piso del 2018 el mercado accionario de Estados Unidos rindió un 35% . Y desde el mínimo de 666 puntos en marzo 2009 hasta los 3.386 puntos alcanzados este año, el S&P500 se apreció 508%, es decir multiplicó en más de 5 veces del valor que tenía a la salida de la última gran crisis. En ese marco, el ajuste actual no parece significativo.

Sin embargo, estamos en presencia de una pandemia, el coronavirus, que tiene dos características: no hay vacuna y la velocidad de propagación del contagio es altísima. La forma que han encontrado los países de combatir este virus es básicamente un cierre total de actividades. Lo hemos visto en Wuhan (China) y recientemente en Italia. Toda la industria de servicios: hotelería, convenciones, aéreos, conciertos, museos, restaurantes, shoppings,etcétera, están siendo afectados. Las proyecciones de ventas y ganancias de las compañías sienten el impacto. Y el crecimiento mundial también sufrirá.

Este proceso no es como el 2008. No es un problema del sistema financiero. Arranca con una disrupción en la oferta de bienes y servicios y luego, en la segunda etapa, afecta a la demanda. Por ejemplo: dice Mohamed El-Erian, Jefe Asesor Económico en Allianz, multinacional de servicios financieros, que una de las mayores aerolíneas de Estados Unidos enfrenta una caída de venta del 70%! Realmente a esta empresa no le importa mucho si la Reserva Federal baja las tasas. Pero si esa empresa se ajusta y echa gente, la caída de demanda se irá extendiendo y así, de a poco, impactará en varios sectores de la economía.

Es muy importante ver qué hacen los gobiernos de Sudeste asiático:

  • Se están apoyando en medidas netamente fiscales para salir del problema.
  • Envían apoyo a economías regionales.
  • Reducen impuestos.
  • Diseñan programas de apoyo a Pymes.
  • Invierten en infraestructura • Inyectan liquidez para mantener al sistema financiero “hidratado”.

Tendencia

En Research for Traders estimamos una caída de 1 punto porcentual respecto a la anterior estimación del PBI proyectado para el 2020 por el efecto del coronavirus y sus derivaciones. Estados Unidos crecería menos del 1,5% y China por debajo del 5%.

La caída de la actividad trae aparejada menores ventas de energía, minería, y commodities en general hacia los países centrales, impactando de esta forma en Latinoamerica. Los países de Centroamérica y Caribe, importadores de commodities y energia, tendrian una pequeña ventaja por los precios de sus insumos, pero por otro lado caerá fuerte el turismo y probablemente el monto de remesas, por lo que habría que esperar la cuenta final.

Hay altas chances que, por lo menos, un trimestre sea de caída del PBI mundial. Pero para entrar en recesión técnicamente hacen falta dos trimestres con variación interanual negativa. Si la curva de recuperación del coronavirus de China se sostiene en los demás países, podríamos ver un fenómeno de alto impacto pero recuperando en pocos meses.

Yendo a las inversiones y si la persona vive en la Argentina: es difícil vender el ADR de YPF en US$4,47 o el Bonar 24 en US$32,65 (en el momento de redactar esta nota). Pero si se está líquido, es demasiado temprano para entrar. Cualquiera que no esté dispuesto a tomar riesgos no debería aventurarse en un mercado como este, el dólar siempre es refugio en las turbulencias. A veces, uno cree que no debe malvender si se cuenta con el tiempo para esperar, pero no vemos claro el piso de corto plazo.

Muchos consultan si no es momento para entrar. Veámoslo distinto: para una persona joven, amante del riesgo y mentalmente preparado para perder una porción de sus ahorros, ¡este mercado es para él! Puede invertir tanto a la suba como a la baja. En estas crisis es donde se hacen y se pierden grandes fortunas.

Si uno es amante del riesgo y si uno quiere jugarse una ficha, éste es el momento, sin dejar de tener en cuenta que con el índice del miedo, el VIX (Chicago Board Options Exchange Market Volatility Index ) arriba de 50% de volatilidad anual, el resultado es binario. Y recordemos que desde la crisis del 2008 no se ven tantos días seguidos con el Vix en estos niveles.

Pero (siempre hay un pero) aun cuando alguien quiera arriesgarse al máximo y ser un alma libre que se mueve por instinto en un mercado revuelto, es recomendable hablar con un profesional que le ayude a entender los riesgos y los costos.

 

Columna publicada previamente en Clarín.

Puede interesarte...