Finguru

Iniciá sesión o registrate ahora mismo.

Registrate y descubrí cómo empezar a ganar dinero extra y dejá que tus ahorros trabajen por vos.

Agosto 06, 2020

Arreglo de la deuda: Efectos de corto plazo y tarea a futuro

Amilcar Collante

¿Qué va a pasar con la inflación, el dólar y la tasa de interés?

El Gobierno llegó a un acuerdo con acreedores privados (bajo legislación extranjera) después de 4 meses desde la primera propuesta de canje. El "deal” liberará fuertemente la carga de la deuda hasta el año 2024 (cerca de USD 38.000 millones).

Entre la primera propuesta de canje y la quinta (y última) presentación, el Gobierno tuvo que ceder cerca de USD 13.300 millones. En la oferta de abril los bonos tenían un valor presente neto de USD 40 por cada 100 de valor nominal. El Gobierno y grupo de acreedores terminaron cerrando la negociación en USD 54,8 por cada 100 bonos.

La buena noticia tiene múltiples efectos de corto plazo:

  1. El riesgo país cayó fuertemente y se ubicó cercano a los 2.000 puntos básicos. Después de haber alcanzado un récord de 4.500 puntos básicos a fin de marzo en pleno impacto de la pandemia.
  2. Además, se descomprime la tensión cambiaria. De hecho, ya bajó la cotización de los “dólares alternativos” (contado con liquidación y dólar bolsa) a 117/119 pesos por dólar.
  3. Consecuentemente, baja la probabilidad de un descontrol inflacionario para la segunda mitad de 2020.
  4. El acuerdo permite al BCRA a impulsar una estrategia a futuro con menores restricciones al mercado de cambios. Especialmente a las empresas importadoras, ya que para la etapa de recuperación post-pandemia, será clave la “liberación” de restricciones a las importaciones.

Debemos destacar que gran parte de la producción nacional necesita de insumos importados. Contrariamente, las restricciones para el atesoramiento van a seguir vigentes por un mayor plazo.

El próximo paso del Gobierno es presentar un programa integral económico (monetario, cambiario y fiscal) y comenzar a negociar la deuda con el FMI.

Sin estas 2 cuestiones el “shock de expectativas” se diluirá en el tiempo y no tendrá el impacto esperado en el mercado financiero.

Claramente, tras la noticia del acuerdo los bonos en dólares y especialmente las acciones tiene un potencial de suba significativo hasta fin de año.

Sin embargo, si el Gobierno no recobra la confianza de los agentes económicos y no diseña un plan económico de mediano plazo (con el aval del FMI) es difícil que los títulos y acciones argentinas muestren subas extraordinarias.

Carrera hasta fin de año: inflación, dólar y tasa de interés

La noticia del acuerdo de la deuda bajo legislación extranjera, permite descartan escenarios con agravamiento de la crisis y además, el riesgo de un desborde inflacionario baja sensiblemente.

Las proyecciones de inflación, dólar y tasa de interés incorporando este evento hasta fin de año son las siguientes:

La tasa de inflación del segundo semestre de 2020 será bastante mayor al primer semestre (que fue de solo 13,6%). Lo esperado es que acumule un 21-22% entre julio-diciembre.

El factor más importante que explica esta aceleración es la conjunción de la emisión monetaria para asistir al Tesoro Nacional sumada a la apertura de la economía, que aumentará la velocidad de circulación monetaria. El contrapeso para evitar un descontrol de la inflación será la “esterilización” del BCRA.

En tanto, la suba en los “dólares alternativos” deberá moderarse, en lo que va de 2020 el “dólar bolsa” y “contado con liquidación” subieron 60% aproximadamente. Para lo que resta del año es muy probable que el dólar acompañe a la inflación y no se observen subas disruptivas (como en abril y mayo pasado).

Por otro lado, la tasa de interés mínima garantizada de depósitos para plazo fijos minorista (menor a un millón de pesos) se mantendrá estable en 33% anual. Algo por encima de la tasa de depreciación del tipo de cambio oficial que seguirá subiendo a una “velocidad crucero” de 2,8% mensual.

Según lo anteriormente dicho, para los inversores con un perfil más conservador, lo conveniente es posicionarse en papeles o inversiones que ajusten por inflación o bonos en dólares que además tienen el potencial de suba por el acuerdo de la deuda.

Sin embargo, para los inversores más arriesgados es muy probable que encuentren retornos más “jugosos” en las acciones del Merval. Especialmente, deberían tener en su portafolio papeles de bancos .

 

Puede interesarte...