Finguru

Iniciá sesión o registrate ahora mismo.

Registrate y descubrí cómo empezar a ganar dinero extra y dejá que tus ahorros trabajen por vos.

Septiembre 15, 2020

La adaptación a los cambios no tiene nacionalidad

Fabrizio Pelli

El ser humano siempre ha mostrado una notable capacidad de adaptación a cualquier circunstancia que se ha visto obligado enfrentar a lo largo de la historia

Hay un pensamiento generalizado que el dinero es más importante que el tiempo, cuando la verdad es exactamente la contraria, ya que el tiempo y su eficiente uso en el mundo de los negocios es el mejor generador de valor y, en consecuencia, dinero.

El tiempo es definido y todos sabemos que no vuelve atrás. La pandemia nos ha obligado a cambiar mucho hábitos de nuestra vida cotidiana y en muchos casos, hemos cambiado la manera en la que valoramos el tiempo.

El ser humano siempre ha mostrado una notable capacidad de adaptación a cualquier circunstancia que se ha visto obligado enfrentar a lo largo de la historia, y como venia conversando con mi gran amigo Federico, dueño de Giessegi, una de la mas importantes empresas en la industria de muebles y diseño en Italia, hoy sabemos que también de un dia para el otro nos puede tocar una pandemia que cambia el mundo del cual estabamos acostumbrados.

Eventos del pasado, sin importar sus orígenes, duración y consecuencias, muestran como esta capacidad de adaptación es una realidad que no tiene nacionalidad, raza ni religión. La pandemia del COVID-19 es el último ejemplo de un evento que nos obliga a adaptarnos y, en la mayoría de los casos, a valorar más el tiempo.

Se pueden identificar algunas áreas o sectores donde la pandemia aceleró el ritmo de la adaptación y cambios: el sector energético y la necesitad de reducir la emisiones de dióxido de carbono(Co2) y de las emisiones de gas sierra, como también la trasformación digital son algunos de estos.

Tomemos por ejemplo la transformación de la matriz energética y la reducción de la emisión de dióxido de carbono. Este debate ha estado en el centro de las negociaciones políticas a nivel mundial desde hace muchos años pero especialmente hoy, que el mundo se ha visto alterado por la aparición del virus originado en China.

Si analizamos las dos semanas centrales del pasado mes de febrero, las medidas diseñadas por el país asiático para contener la expansión del virus redujeron la emisión de CO2 en 100 millones de toneladas. Esto representa una variación de -25% a nivel nacional y de -6% a nivel mundial. Ningún acuerdo internacional entre países antes de 2020, logró semejante reducción en la emisión de CO2.

El desafío es seguir creciendo pero en forma sustentable. Las grandes industrias y el sector de los transportes con lo que mas necesitan cambios. El petroleo y los idrocarburos nos han permitido que la actividad económica avance durante muchos anos. Sin embargo hoy, es necesario seguir bajando los costos del ciclo de las energias renovables para que haya mas difusion, y que se acelere tambien la adocion del Hydrogeno y un uso mas eficiente y green del gas natural.

La utilizacion de redes smart(inteligentes) son un ejemplo de la transformacion digital en el sector energetico. Estas redes inteligentes, pueden automatizar y controlar mas funciones respecto a las comunes. Si tomamos la transformación digital, podemos observar como la pandemia ha obligado a las empresas y a los gobiernos incrementar la dependencia en las redes, las nubes y en el teletrabajo, como también ha obligado a las empresas tecnológicas a invertir en mejorar la calidad y eficiencia de sus servicios. La transformación digital ya ha alcanzado a todos los sectores de la economía y sus referentes comprenden la necesidad de contar con la infraestructura adecuada, el personal idóneo y los recursos apropiados para adaptarse a estos cambios que son tan comunes y cada vez más frecuentes en nuestra vida cotidiana.

 

Puede interesarte...